Alma

Alma llegó al estudio con 31 días de nacida. No podía dejar  de mirar la luz, le llamaba mucho la atención.

La sesión transcurrió con total normalidad

Anuncios